DIVERSIDAD

Maravillosamente especial

Le miraban raro.

Y él fingía que no se daba cuenta, como cuando se sentaban en grupo y se reían a carcajadas, sin contar con él.

No se dio cuenta de cuándo empezó todo.

Primero empezaron a estar menos con él, después dejaron de contar con él, de invitarlo a los cumpleaños, de avisarle cuando sucedía algo… Quedó excluido del grupo, apenas sin darse cuenta.

Y lo que más le dolía era que no sabía por qué, no entendía por qué.

Aquellos habían sido sus amigos de siempre, se supone que siempre contarían con él, los que lo apreciaban a pesar de cualquier circunstancia, pero no.

Su carácter era diferente, su forma de divertirse era diferente, sus inquietudes, sus vivencias… Todo era diferente.

No soportaba sentirse así, como si fuera menos que ellos, como si fuera un bicho raro.

A veces se reían, y cuchicheaban sin que él pudiera entender lo que decían.

Era horrible, porque esas situaciones le hacían sentirse realmente mal.

¿Qué había hecho?

Tardaría en entender que él no había hecho nada, que el grupo manda y que el resto necesitaba sentirse superior.

Especialmente le dolía con alguno de ellos.

Había situaciones absurdas, pero a él le hacían daño.

Soñaba con irse de allí, con alejarse de ellos… Ese sentimiento de inferioridad mezclado con humillación era terrible, muy doloroso.

Afortunadamente no estaba solo, todavía no estaba solo.

Ellos no habían copado al resto.

El dolor no era la soledad, sino la marginación, el ostracismo al que lo estaban abocando.

Así, casi de repente.

A veces suspiraba y sonreía, en un futuro esto no sería así.

Él había aprendido a jugar con otras cartas, era fuerte.

Y gracias a ellos sabía más.

María Teresa González Buetas

https://youtu.be/gwEg8fP94Yw

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *